Vendo el Cine San Carlos - verdadero icono de la ciudad

La historia
El San Carlos fue inaugurado el 15 de marzo de 1946 y estaba considerado como la mejor sala de la provincia de Buenos Aires y según la opinión de los entendidos, estaba al nivel de las mejores del país. El diseño fue encargado al arquitecto Gastón L. Cartier por su propietario, don Carlos Rinaldi, conocido industrial.

El diseño de Cartier, consecuente con el art decó, fue ejecutado por Enrique Dell`Acqua y Cía, una de las empresas constructores de gran trayectoria en la época. La concesión de la sala fue otorgada a la empresa cinematográfica A. Zurro, que contaba en la provincia con un gran número de salas.

El cine tiene calidad e historia en su construcción: los pisos son de grandes mosaicos de chiampo-perla, lustrados al plomo; los muros y zócalos, de mármol, cuenta con magníficas escalinatas laterales, que dan envergadura a los accesos, las barandas, de herrería artística, con diseños sencillos del ´900 y baranda de laurel lustrada. Todo el edificio responde a un estilo, sus aberturas lustradas en caoba y sus boleterías con armazones de bronce cromado y cristales foráneos.

La capacidad, que llega a mil doscientas plateas en la sala y ochocientas en la planta alta, habla de las aspiraciones de sus fundadores. Los pisos de parquet con zócalos al óleo estucado y el gran escenario de 200 metros cuadrados y veinte metros de altura, también. Mil doscientas plateas en la sala y otras ochocientas en la planta alta. Tiene 2500 metros cuadrados, 26 metros de frente por 52 de fondo y 2500 butacas.

El San Carlos contaba con proyectores ingleses de post guerra, marca Kalee sincronizados y el equipo sonoro de origen norteamericano era de R.C.A Víctor de alta fidelidad. En su subsuelo, cuenta con una cocina, otros dos baños antiguos, dos camarines y una caldera. Posee un depósito de tres metros, una oficina de tres por cuatro y una sala de prensa de tres metros, aproximadamente, que para la época de construcción implica una mirada de avanzada.

La sala de máquinas con baño da a un pasillo que lleva al escenario. En la planta baja está el baño de caballeros y dentro de la sala el de damas. El hall tiene un solado de granito color beige. En su frente, la construcción tiene 27 puertas de blindex, a pesar de su desocupación el Cine Teatro San Carlos, se conserva erguido y fiel a sus principios.

Artistas
Apreciado como una de las salas más importantes de la provincia de Buenos Aires, se estrenó con la película argentina «No salgas esta noche» en la que participaron los actores Arturo García Buhr, Enrique Serrano y las actrices Alicia Barrie, Susana Freyre, Olga Zubarri .Fue escenario de todos los filmes trascendentes de la historia del cine del siglo XX, y también de actores, actrices, músicos y cantantes destacados, se convirtió durante más de sesenta años en uno de los baluartes culturales de Junín.

Pasaron por su escenario, Ricky Martín, Rafael, Charly García, Julio Bocca y Andrés Calamaro, Además de Jorge Rojas, Los Nocheros, Montaner, Ricardo Arjona, José Luis Perales, Sandro, Isabel Pantoja y otros.

Patrimonio intangible
Sin embargo, hay un patrimonio intangible que hace que este Cine San Carlos contenga entre sus paredes nuestra historia. Y ese patrimonio común tiene que ver con nosotros, los ciudadanos de Junín. Este cine nos envuelve en una bruma de adolescencia perteneciente a varias generaciones, de tardes de dos películas y noches de manos entrelazadas, de primeras salidas, de encuentros en el hall, de miedos compartidos en una sala a oscuras.

De ese corte esperado para que venga el caramelero, de lectura de publicidades en el telón antes del film. De historia oficiales que nos ayudaron a pensar, a generar conciencia, a soñar, a construir identidad.

En un mundo que suelta todo, propongo aprender a conservar. Y podríamos comenzar por este cine nuestro, patrimonio cultural, que tiene un dueño, pero que, con tanto peregrinar por su sala, tal vez pueda ser nuestro, pagando un justo precio, para no seguir perdiendo latidos, esencia, sentido juninense de la vida.

Este artículo pretende mover hilos, visibles y de los otros, fibras personales y sinceras intenciones, intentando comprender que, si dejamos morir lo que construimos una vez, nos vamos a quedar sin pasado. Y una ciudad sin pasado, es muy probable que se pierda un mejor futuro.
El Cine San Carlos es parte importante del acervo edificatorio de Junín, pero también es parte del patrimonio cultural intangible, dos patrimonios aparentemente sin relación, pero que siempre han estado unidos.

Por consultas escribanos a nuestro mail fcpropiedades@acerca.com.ar o previa consulta al numero 2364-551110 llamar de 09 a 16 Hs. Martillero Francisco Corugeira